Problemas de estado de ánimo

La depresión es un problema que también afecta durante la infancia y adolescencia, muchas veces con consecuencias más graves, ya que si se alarga en el tiempo afecta al desarrollo en diferentes áreas.
No es fácil de detectar porque, aunque tiene síntomas comunes a la depresión adulta, en adolescentes y niños se expresa más habitualmente con un aumento de la irritabilidad. Muchas veces parece que solo han empeorado su comportamiento, cuando de fondo existe un problema más grave.
El origen de la depresión en estos casos suelen ser problemas en colegio/instituto, y/o dificultades en el ámbito familiar. Puede existir como consecuencia de acoso escolar, o simplemente por dificultades en sus relaciones con amistades o compañeros. En otros casos, un bajo rendimiento escolar puede provocar sensación de fracaso. Los problemas familiares, discusiones o dificultades en la convivencia también serían causantes de un bajo estado de ánimo.
Los niños muestran mayor cantidad de rabietas, lloros y, en ocasiones, pasos hacia atrás en el desarrollo, como si volviesen a ser bebés, en busca del sentimiento de protección. En la adolescencia aparecen problemas más graves de autoestima, visión negativa de la imagen corporal, además de otros pensamientos negativos.

Síntomas

  • Tristeza
  • Apatía
  • Irritabilidad
  • Baja autoestima
  • Retraimiento social
  • Culpabilidad
  • Pensamientos negativos
  • Ideación suicida (la adolescencia es una de las etapas con riesgo más elevado)
estados-de-animo

Tratamiento de problemas del estado de ánimo

  1. Primero evaluamos la sintomatología del niño/adolescente a través de los padres; después se evalúa al niño/adolescente. Lo primero es establecer la gravedad del problema y, si es posible, encontrar el motivo por el que se ha originado.
  2. En la adolescencia, el tratamiento se asemeja al del adulto, con adaptaciones según la edad. Es primordial conocer las interpretaciones de la realidad, que suelen estar muy distorsionadas. El cambio realista de las mismas es la base de la solución. Mejoramos la autoestima, buscando en primer lugar conocer los pensamientos sobre uno mismo que tiene la persona.
  3. En la infancia, sin embargo no suelen querer hablar de emociones negativas, por lo que el trabajo debe ser más sutil y cuidadoso. El tratamiento debe proteger a los pequeños. Se trabaja a través del juego, dibujos, comics, cuentos,…

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar