¿Por qué todo me sale mal? Negatividad y soluciones

 En Autoestima

Hay momentos en nuestra vida en los que parece que más que levantarnos con el pie izquierdo, es el único que tenemos. Seguimos nuestra rutina y todo nos sale mal. Llegamos tarde, no nos salen las tareas, somos ineficientes, … Intentamos hacer todo lo posible por mejorar nuestra situación, pero aun así llegas a pensar que el universo conspira contra ti y tu felicidad.

Pero a qué se debe y cómo podemos solucionarlos. En Atlas Psicólogos Tres Cantos te explicamos todo lo que necesitas saber.

¿Es una verdad objetiva que todo nos sale mal?

A todos nos ha pasado que tenemos una época en la que nada de lo que nos habíamos propuesto sale como queríamos.

Estas malas rachas son normales. No podemos esperar que siempre estemos felices y que todo nos vaya a ir bien. Sin embargo, pese a que podemos tener en mente esta realidad en muchas ocasiones el ver que nada nos sale como queremos, hay decepciones continuas. Así como, parece que lo que nos habíamos propuesto no se va a cumplir. Al suceder esto, es inevitable pensar que todo nos está saliendo mal.

Esto lo único que nos genera es la aparición de sensaciones y sentimientos como la desmotivación, la desgana, la apatía, la ansiedad y la depresión.

Y hay que saber una cosa. Por muy optimistas que nos consideremos, tarde o temprano vienen períodos en los que estamos un poco más tristes. Y no asumir que toda tristeza es depresión, sino que estamos ante momentos de cambios de estado anímico dentro de la normalidad esperable. Hay días en los que estamos más felices y otros en los que estamos más tristes.

¿Qué podemos hacer para solucionar todo lo que nos sale mal?

Aun asumiendo que se trata de una mala racha, la opción de quedarse cruzado de brazos no está entre las soluciones.

Lo primero que debemos hacer es hacernos una serie de preguntas:

  • ¿Qué aspectos dependen de nosotros?
  • ¿Hay algo externo a nosotros que ha influido en ello?
  • ¿Podemos controlarlo?

Este paso requiere profunda meditación, una reflexión que nos permitirá clarificar qué ha pasado y averiguar qué hechos negativos que se han dado encadenados nos han hecho caer en el “todo me sale mal”.

Una vez hemos visto qué es aquello que depende de nosotros, toca aceptar que hay cosas que no están dentro de nuestro control. Como no las podemos controlar no vale la pena amargarse por ellas. Cierto que a veces la vida es muy injusta y nos trae eventos realmente crueles, pero, aun así, ¿de qué sirve lamentarnos una y otra vez? ¿Acaso recordar lo malo no es revivir el daño que nos hizo? Los tiempos difíciles acaban pasando, pero nunca lo harán del todo si no dejamos de pensar en ellos.

Es necesario también prestar un poco de atención al tipo de pensamientos que tenemos. Vistas las posibles causas que nos hacen pensar que todo nos sale mal, debemos preguntarnos si estamos aplicando un filtro negativo a nuestra realidad, es decir, si prestamos demasiada atención a cosas malas que sin lugar a duda hacemos. Ayuda tener un tiempo de reflexión sobre aquellos aspectos de tu vida por la que obvies la visión pesimista e intentes focalizar en aquello que agradeces y lo bueno que tienes.

Nuestra vitalidad depende de dejar atrás este filtro de negatividad. Y en el caso de que este proceso sea insuficiente para resolver estos pensamiento, no dudes en ponerte en contacto con un especialista.

Entradas Recientes

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar