¿Qué puedo hacer cuando me da un ataque de pánico?

 En Síndromes y Trastornos

Los ataques de pánico pueden ser como una tormenta repentina que sacude nuestro cuerpo y mente, dejándonos sintiéndonos indefensos y abrumados.

Sin embargo, aunque estos episodios pueden ser aterradores, es importante recordar que no son peligrosos y que existen estrategias efectivas para ayudarnos a encontrar calma en medio de la tormenta emocional.

En este artículo, exploraremos algunas técnicas que puedes emplear cuando te enfrentes a un ataque de pánico. Desde técnicas de respiración hasta métodos de distracción y formas de prevenir futuros episodios, descubrirás cómo tomar el control y enfrentar esta experiencia desafiante con resiliencia y determinación.

5 estrategias para calmar tus ataques de pánico

A continuación, nuestro equipo de expertos ha recopilado una serie de estrategias que puedes emplear cuando te encuentres en medio de un ataque de pánico:

1. Respira pausadamente

Durante un ataque de pánico, es común sentir dificultad para respirar. Puedes estar hiperventilando, es decir, tomando más aire del necesario debido a la sensación de falta de oxígeno. Para calmar tu sistema nervioso, intenta respirar de forma pausada y controlada.

Coloca una mano en tu abdomen para sentir cómo se mueve con cada inhalación y exhalación, y concéntrate en esta sensación.

2. Busca un lugar tranquilo

La sobrecarga sensorial puede agravar un ataque de pánico. Retírate a un lugar tranquilo con pocas personas. En casa, puedes crear tu propio «rincón de la calma» con elementos reconfortantes como cojines, mantas u objetos que te ayuden a relajarte.

También puede ser útil llevar contigo un objeto que te brinde seguridad cuando salgas de casa, retirándolo gradualmente a medida que te sientas más calmada.

3. Practica técnicas de distracción

Si sientes que un ataque de pánico se acerca, trata de distraerte de las sensaciones físicas desagradables.

Por ejemplo, puedes practicar la técnica de los cinco sentidos: busca cinco cosas que puedas ver, cuatro que puedas tocar, tres que puedas oír, dos que puedas oler y una que puedas saborear.

Esta técnica puede ayudarte a desviar tu atención y calmar tu mente.

4. Controla tu ansiedad diaria

La prevención es clave para manejar los ataques de pánico. Reserva momentos durante el día para practicar la respiración profunda, la meditación o simplemente para relajarte y desconectar.

Realizar actividades placenteras que te ayuden a controlar tu nivel de ansiedad también es importante para mantener tu bienestar mental.

5. Acepta y busca ayuda profesional

Aceptar que los ataques de pánico pueden ocurrir a lo largo de la vida es fundamental. Si sientes que tu ansiedad está interfiriendo significativamente en tu vida diaria o evitas situaciones por miedo a tener un ataque de pánico, considera buscar ayuda profesional.

Ignorar la situación puede empeorar tu calidad de vida, por lo que es importante abordar tus preocupaciones con un terapeuta capacitado.

Recuerda que no estás sola en esto. Muchas personas sufren de ataques de pánico, y es crucial que recuerdes que esto no te hace ser más débil. La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo que a veces se desborda, pero hay formas de manejarla.

¡No dudes en buscar apoyo y cuidar de tu bienestar emocional, en Atlas Psicólogos  podemos ayudarte!

Entradas Recientes