El derecho al ocio y el valor de autorrecompensarse en el trabajo

 En Psicología

El día a día nos impide ver muchas cosas. Entre ellas, las necesidades de otros (nuestros amigos, nuestra familia)  incluso la de nosotros mismos.

En muchas ocasiones, vivimos para trabajar y no tenemos un momento de descanso. Y esto, claro está acaba desgastándonos física y mentalmente.

En Atlas Psicólogos Tres Cantos abogamos siempre por la moderación en el trabajo. Un sobreesfuerzo laboral nos puede llevar a incrementar nuestros niveles de estrés, falta de sueño, etc. Y esto, en ocasiones, puede desembocar en ansidedad o depresión.

Por eso mismo, consideramos importante que exista una justa retribución en forma de recompensa a nuestro trabajo, ya que muchas veces trabajamos más de la cuenta.

El valor de la autorrecompensa

El Artículo 24 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos ya asegura que todas las personas tienen derecho al ocio y a unas vacaciones. 

Sin embargo, no todos disfrutamos de esto por motivos personales. Muchas veces se estima difícil la conciliación laboral, por lo que la autorrecompensa se establece como una vía de escape casi que necesaria.

Las autorrecompensas funcionan como motivación para tareas que no sean estimulantes. Si tenemos un trabajo tedioso, tenemos que estudiar unas oposiciones… fijar una recompensa al final del día nos motiva a seguir.

Es lo que se conoce como motivación extrínseca (de algo que no genera satisfacción por sí mismo).

También se usan mucho para construir hábitos, como estudiar más horas, hacer más deporte o fijarnos unas metas en el ámbito laboral.

Un punto interesante y peligroso de la autorrecompensa es que la controlas tú. Esto, por un lado, puede ser muy beneficioso, ya que nos conocemos mejor que nadie y podemos recompensarnos con lo que más nos guste.

Por otro, sin embargo, debemos tener cuidado. Puede que estemos eligiendo una recompensa que revierta por lo que nos hemos esforzado. O, incluso, que sea perjudicial para la salud.

Ahora verás a qué nos referimos.

Cómo pensar en una autorrecompensa efectiva

1. Elige una recompensa proporcional

Imagina que te fijas de recompensa comerte una pizza cuatro quesos tras estar media hora con la bici. ¡Perderás lo invertido!

O que te tomes un par de gominolas tras un mes de durísimo trabajo. No compensa.

Por eso mismo, lo ideal es pensar en lo dura que será la misión, y luego ya establecer una recompensa equitativa.

2. Disfruta al máximo de la recompensa

Si has elegido tomarte un momento para ti (ver una peli, salir con la bici…), disfrútalo todo lo que puedas.

Eso sí, revisa mientras tanto que realizar el esfuerzo que estás haciendo es una recompensa en sí misma. Esta es la mejor forma de seguir con tus propósitos.

3. La comida y el consumo no son buenas recompensas

Una hamburguesa de tres pisos o comprarte un capricho cada semana no son recompensas ideales.

De este modo, solo motivamos que nuestro cuerpo (o nuestra cartera) se encuentre en peor estado.

Distinto es que lo hagamos con una periodicidad muy larga, o que estemos ahorrando para un gran viaje, por ejemplo.

4. Las necesidades NO son recompensas

Descansar, comer, etc. no son buenas recompensas. Son necesidades de nuestro organismo.

Como tal, debemos satisfacerlas todos los días y siempre que las percibamos.

Por eso mismo, eso de marcarnos como recompensa “hoy voy a dormir ocho horazas a pierna suelta” y cosas así no son positivas para nuestro organismo.

Busca premios que sean antojos y placeres, que no se vean como necesarios.

El derecho al ocio y el valor de autorrecompensarse en el trabajo
5 (100%) 5 votes
Entradas Recientes

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar